¿Un coche caro, es mejor coche?

 

Precio vs CalidadLos hay que dicen aquello de: “si es más caro, será por algo”, o eso de: “lo barato sale caro”. Otros, sin embargo, son más de: “lo barato, si bueno, dos veces bueno”. Pero, ¿y si no es bueno?

Y cuando hablamos de vehículos, ¿cuánto de verdad hay en esas afirmaciones? ¿Se cumplen en la realidad?

En mi opinión y desde mi experiencia, algo de verdad se esconde tras esas expresiones. Quien más o quien menos habrá tenido la oportunidad de ver, sentarse, o incluso conducir al menos dos vehículos de categorías diferentes y, en consecuencia, de diferente precio. O incluso de igual categoría pero con diferente precio.

¿Qué hace a un coche “mejor” que otro?

El adjetivo “mejor”, comúnmente utilizado en el ámbito cotidiano, no es el más acertado para hacer comparativas de productos, ya que depende de las expectativas que cada individuo tiene del mismo.

Para ser más exactos, “mejor” se puede asociar con el término relativo de “calidad”. La calidad, en sentido amplio, se puede definir como el grado en el que las características de un producto satisfacen las expectativas o necesidades de un individuo.

Por lo tanto, lo que para mi es un coche de buena calidad, puede que no lo sea para otra persona y, lógicamente, tendremos discrepancias sobre qué vehículo es “mejor”.

No obstante, existen una serie de características y expectativas que son generalmente deseadas o esperadas por la inmensa mayoría de personas, y cuya percepción subjetiva no difiere mucho entre diferentes individuos. Estas serían el precio, la estética exterior e interior, la fiabilidad y las prestaciones.

Normalmente, el precio tiene una relación directa con el resto de características citadas, y ello tiene su explicación.

Factores que influyen en el precio de un vehículo

El consumidor final, en esencia, está pagando por un vehículo que le proporciona una determinada satisfacción, ya sea a través de sus características físicas, su estética, su precio, sus prestaciones, sus sensaciones al volante, su utilidad, su status social, su servicio post-venta…o una mezcla de todo lo anterior.

Está claro que existen infinidad de razones por las que el precio de un coche es mayor o menor. Como ejemplo extremo, desde el café que te ofrecen en el concesionario hasta el perfume que utiliza el comercial de turno que te atiende en el mismo pueden tener un impacto en el precio que pagarás por el vehículo.

Sin entrar en detalle sobre las diferentes políticas económica-financieras, estructuras de costes y marketing-mix de cada OEM, existen determinados aspectos que tienen alto impacto en los costes de desarrollo, fabricación y comercialización de un vehículo.

Los menos visibles para el cliente final son los de desarrollo y fabricación, y es en ellos en los que nos centraremos. Estos aspectos o factores se extienden desde el propio fabricante hasta los diferentes proveedores Tier 1, 2,…etc, que se encargan de suministrar los subsistemas y componentes del vehículo.

Para hacer el análisis más visual, compararemos dos vehículos del mismo segmento, y similares características, pero uno de marca premium y otro “low cost”: Audi Q2 y Dacia Duster.

Duster vs Q2

Dacia Duster vs Audi Q2 (Fuente: web oficial del fabricante)

Ambos vehículos pertenecen al denominado segmento B del tipo SUV, tan de moda actualmente. Observando sus modelos básicos vemos que, aparentemente, sus características y prestaciones son muy similares, con “ligeras” diferencias en cilindrada, par motor, consumo, velocidad máxima, nº velocidades… Incluso parece que el Q2, con un motor más “pequeño”, le saca más partido que el Duster.

Fijándonos en el interior, a primera vista se observa que el interior del Duster es más pobre, posee menos detalles estéticos, un aspecto menos atractivo en los materiales y menor equipamiento.

Todas estas “pequeñas” diferencias contribuyen, en parte, a que el precio del Q2 casi triplique al del Duster. Y es que la relación calidad/coste no es proporcional, ya que alcanzar un nivel medio de calidad es relativamente barato y asequible, pero conseguir altos estándares de calidad incrementa exponencialmente los costes de inversión necesarios.

Si atendemos a los costes de desarrollo y fabricación de un vehículo, podemos nombrar los principales factores que influyen directamente en sus costes, tales como:

  • Infraestructura
  • Tecnología
  • Equipo humano
  • Estándares de calidad

En lo referente a las infraestructuras, es de suponer que una empresa que disponga de infraestructuras modernas, con equipos materiales de última generación, enfocados tanto a la I+D+i como a las últimas tendencias en eficiencia productiva, requerirá de una inversión inicial muy superior a otra que utilice instalaciones más obsoletas y deficientes. Esta inversión necesaria repercutirá irremediablemente en el coste, y en consecuencia en el precio, de todo vehículo o componente desarrollado y fabricado en ellas.

Por ejemplo, en la imagen inferior se observan dos cámaras acústicas diferentes. Sin ser un entendido en dichas infraestructuras, estoy casi seguro que, solo por tamaño, una será más costosa que la otra.

Cámara acústica Dacia vs Audi

Cámara anecoica Dacia (izqda) vs Audi (dcha)     (Fuente: web oficial del fabricante)

La tecnología, aplicada en el desarrollo y fabricación de un vehículo o sistema, es otro de los factores invisibles al usuario final del coche, pero que tendrá una relación directa con la calidad final del mismo. Desde el software utilizado en el diseño, pasando por la tecnología de fabricación del producto y hasta la tecnología utilizada en la inspección de calidad. Todo cuenta, y todo cuesta. Coste que, una vez más, se acabará amortizando en el precio del vehículo.

Observando ambas líneas de producción inferiores, todo apunta que el grado de robotización y tecnología para el Q2 es mayor (y asumo que más costoso) que en la del Duster. Si bien, esto es solo teoría, y existen multitud de factores adicionales, tales como el volumen de producción, que tienen gran influencia en la decisión del grado de automatización en la fabricación de un producto.

Línea de producción Duster vs Q2

Líneas de producción Dacia Duster (izqda) vs Audi Q2 (dcha)   (Fuentes: Youtube y web Audi)

Pero el equipo material no es nada si no existe un equipo humano detrás. Y es en este aspecto donde tanto se afanan los departamentos de RRHH, en atraer y retener el denominado capital humano. Disponer de buenos equipos de personal, especialistas, departamentos formados por los mejores investigadores y profesionales de desarrollo y fabricación, cuesta dinero. Como resultado, un vehículo de alta calidad, y también de mayor precio.

Disponer de un buen equipo humano permite, entre otras cosas, poder dedicar recursos a investigación y desarrollo. Resultado de ello es, por ejemplo, la creación de patentes. Es necesario invertir en recursos, pero te proporciona el monopolio temporal de un determinado producto o tecnología.

bonderite-2-step-process-audi-2

Patente de Henkel y Audi de proceso para tratamiento superficial del chasis (Fuente: www.henkel.com/press-and-media)

Y por último, los estándares de calidad. Quien haya tenido la oportunidad de trabajar con diferentes fabricantes de vehículos, habrá podido observar que, aparte de los estándares del sector (APQP, IATF, VDA,…), cada uno sigue sus propias especificaciones de calidad, procedimientos y normas. No obstante, aunque los requisitos de calidad, materiales, ensayos, tests y demás especificaciones varían incluso entre proyectos dentro de un mismo fabricante, por regla general los pertenecientes a fabricantes de vehículos “premium” suelen ser más exigentes que los de otros fabricantes. Y ello se traduce en productos de mejor calidad, ya sea por su fiabilidad, resistencia, estética o prestaciones. Lógicamente, ello incrementará el precio del vehículo.

De nuevo, como ejemplo, ese esfuerzo adicional en calidad se transforma en vehículos más seguros y fiables, tal y como lo confirma la puntuación obtenida en los tests Euroncap de ambos modelos analizados:

Euroncap Dacia Duster vs Audi Q2

Puntuación Euroncap Dacia Duster vs Audi Q2   (Fuente: www.euroncap.com)

En resumen, los costes de los cuatro factores anteriores, como todo coste fijo, son amortizados en el precio del producto final, el vehículo. Si todos los responsables correspondientes han hecho bien su trabajo y han sabido gastar/invertir correctamente dicho dinero, el resultado será un coche de mayor calidad que el cliente percibirá y por el que estará dispuesto a pagar un mayor precio.

Y ahora es cuando llega la polémica de aquellos que tenemos la mejora continua siempre presente. ¿Son los factores anteriormente analizados costes o inversiones?

La respuesta, como con todo, depende del cristal a través del que se mire. Para los que tengan visión “contable” se tratarán de costes, mientras que para los “financieros” y de “estrategia” quizás sean inversiones de largo plazo con un buen retorno.

Cierto es, que requieren de un desembolso real de dinero. La cuestión es, si dicho desembolso tiene un efecto positivo o negativo sobre el vehículo en cuestión. En un primer momento todo apunta a que tendría un efecto negativo, es decir, aumenta el coste y el precio del vehículo. Sin embargo, es posible que estas inversiones en infraestructuras, tecnología, capital humano y calidad tengan, a medio y largo plazo, una repercusión positiva en la eficiencia del desarrollo y fabricación del vehículo, hasta tal punto que disminuyan sus costes totales, pudiendo ofrecer más calidad a menor precio.

Yo, personalmente, creo que se dan ambas situaciones, y el peso que tenga una u otra dependerá de cada caso concreto. Dependerá en gran medida del acierto o éxito que haya tenido cada desembolso. De hecho, dada la complejidad de su análisis, pienso que ni los fabricantes lo pueden saber con certeza.

Pero algo sí tengo claro, si pago más por un coche (y no me sale “rana”), lo percibiré tarde o temprano de alguna manera. ¿Habrá merecido la pena el sobreprecio pagado? ¡Eso ya es otro tema!

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s