Cuando el grajo vuela bajo… neumáticos de invierno

Cuando el grajo vuela bajo...Estoy seguro de que conocéis aquel refrán que dice: “cuando el grajo vuela bajo, ¡hace un frío del carajo!”, y ya de paso, pon neumáticos de invierno a tu coche.

Bueno, esto último lo añado yo, pero te aseguro que es una buena idea, y en lo que sigue te explico el porqué.

Con la que está cayendo últimamente por España, en la que no se salvan ni las zonas costeras del temporal de frío y nieve, y con la que se lió durante la noche de Reyes a comienzos de enero, no está de más un pequeño recordatorio sobre uno de los componentes más importantes, si no el que más, de nuestro vehículo, los neumáticos. Claro está que lo ocurrido tuvo como causa un cúmulo de factores, no hay solo un culpable, pero lo indignante es saber que tal caos podría haberse evitado con un poco de sentido común y responsabilidad de todos.

En primer lugar, la falta de previsión por parte de las autoridades y organismos a cargo del mantenimiento y operación de las carreteras. Lo entiendo, era día festivo, quizás con un menor número de efectivos trabajando, somos España y estamos mejor preparados para las olas de calor que para las de frío,… Pero eso no es excusa para anticipar un temporal de nieve informando convenientemente con antelación (paneles de mensaje variable) para evitar, o al menos disuadir, a los conductores de entrar en autopistas con potencial de convertirse en ratoneras. Si a ello le añadimos que las quitanieves tenían telarañas de no haber salido de la cochera en todo el invierno, pues eso, un suspenso para las autoridades competentes.

Por otro lado, los conductores. Ya sea por desconocimiento o por desidia, muchos que conocían los riesgos de coger el coche, hicieron caso omiso. Y los que lo desconocían, tampoco fueron capaces de informase antes de iniciar el desplazamiento, lo cual es lo primero que hay que hacer. Y si por bemoles necesitas hacer el viaje sí o sí, pues al menos preocúpate de equipar tu vehículo correctamente y de adaptar tu conducción a las condiciones meteorológicas. Esto es, si ves que está empezando a nevar, no te dediques a hacer selfies por el carril izquierdo o en el arcén. Deberías saber que, en esas condiciones, no se debe circular por ellos para permitir el acceso a vehículos de emergencia en caso necesario, como por ejemplo los quitanieves.

Yo, que tenía planificado para dicho día un viaje por la AP-6 decidí, por suerte, quedarme en casa. Algunos familiares míos hicieron el viaje de ida pero aplazaron el de vuelta. Y otros que hicieron el de ida y vuelta, invirtieron en la vuelta unas 7 horas para un trayecto que, en condiciones normales, se realiza en 1,5 horas. Tuvieron suerte de no pasar la noche en carretera.

Dicho esto, me gustaría dedicar lo que sigue de post a esos pobres olvidados, los neumáticos, que de haber sido tenidos en cuenta, probablemente la caótica situación arriba descrita hubiese sido únicamente un complicado día de invierno sin convertirse en portada de periódicos.

Lo especial de los neumáticos de invierno

Dejando de un lado la compleja ingeniería que hay detrás de un neumático, podríamos decir que lo que hace especial y diferencia a un neumático de invierno de uno que no lo es, son su banda de rodadura y su material.

Bandas de rodadura invierno vs convencional

Goodyear Ultragrip 9 (izqda), Goodyear Vector 4 Seasons (centro), Goodyear Efficientgrip (dcha)

Como podéis observar en la imagen superior, un neumático de invierno (izquierda) se caracteriza por tener una banda de rodadura con un dibujo más profundo (aproximadamente 2mm mayor), más ancho, y con una geometría específica, la cual está pensada para evacuar el agua, el barro, el hielo y la nieve más eficientemente. De igual forma, dispone de unas microranuras que contribuyen a un mejor agarre en condiciones de baja adherencia.

Además, los neumáticos de invierno están formados por unos compuestos de goma específicos para mantener sus propiedades en condiciones de baja temperatura y adherencia. Dichos compuestos evitan, entre otras cosas, que los neumáticos se rigidicen en demasía ante bajas temperaturas, básicamente por su mayor contenido en sílice.

Muchos piensan que los neumáticos de invierno están pensados para circular por países semejantes a la Antártida, pero nada más lejos de la realidad. Cuando hablamos de bajas temperaturas nos estamos refiriendo a menos de 7ºC, algo que en la gran parte de España es frecuente durante la estación invernal.

Tampoco es condición necesaria que el asfalto se haya convertido en una pista de esquí, de patinaje o en un lago para poder percibir las ventajas de los neumáticos de invierno. Basta con que la temperatura descienda por debajo de dicho límite para afirmar que el neumático de invierno te otorgará un mejor rendimiento y seguridad que el convencional. Sobra decir que, si además hay nieve, hielo o lluvia, la diferencia entre ambos es aún mayor.

Como es de esperar, los neumáticos de invierno salen perdiendo en presencia de climatología veraniega. Con elevadas temperaturas (>7ºC) y suelo seco, el neumático de invierno sufrirá un desgaste mucho mayor, una peor dinámica, además de tener, ya de por sí, un nivel sonoro y consumo de combustible mayor que el convencional.

Por lo tanto, si haces kilómetros en condiciones invernales severas y le das importancia a tu seguridad, lo mejor que puedes hacer es calzar ruedas de invierno durante dicha estación. Si, por el contrario, apenas sometes al vehículo a climatología adversa, no te merecerá la pena comprar un juego adicional de ruedas de invierno que, además de pagar, tendrás que almacenar durante el resto del año. En ese caso, quizás te convenga una alternativa a los neumáticos de invierno.

Alternativas al neumático de invierno

Existen múltiples alternativas a montar neumáticos de invierno, pensadas principalmente para aquellos que sufren condiciones realmente invernales en momentos puntuales o, aquellos que no conducen de forma frecuente con condiciones  meteorológicas adversas.

Una serían las cadenas para nieve, aquellas que, yo particularmente, jamás he montado. Como bien sabéis, se trata de un sistema únicamente permitido para circular en casos extremos de nieve, hielo o baja adherencia, ya que por ley limitan la velocidad a 50 km/h. Su principio de funcionamiento es tan simple como elevar el coeficiente de rozamiento entre asfalto y neumático, provocando un mayor agarre en la operación de rodadura.

Otra alternativa con tendencia al alza en la actualidad son los llamados neumáticos todo-tiempo o multiestación. Dicho neumático se correspondería con la banda de rodadura central de la imagen superior. Como indica su nombre, son neumáticos aptos para rodar en cualquier momento del año, ya que poseen unas características intermedias entre los convencionales y los de invierno. Como es lógico, sus prestaciones en verano y en invierno son inferiores a las obtenidas con neumáticos de verano e invierno respectivamente. Aún así, se trata de una alternativa totalmente recomendable para aquellos que no conduzcan bajo condiciones climatológicas muy severas, o que lo hagan puntualmente y quieran disfrutar de mayor seguridad, sin necesidad de cambiar el juego de ruedas a lo largo del año.

¿Y qué dice la ley sobre el neumático de invierno?

Dado que la legislación varía de un país a otro, en este apartado os hablaré de los dos casos que conozco de primera mano, España y Alemania.

La utilización de neumáticos de invierno en España no es obligatoria por ley.

El Anexo VII del RD 2822/1998, de 23 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Vehículos, contempla al neumático de invierno como alternativa al uso de cadenas, pero no indica bajo qué condiciones es obligatorio, por lo que se presupone que solo son obligatorios cuando esté presente la señal vial de cadenas de nieve:

“5.2 Cuando sea obligatorio o recomendado el uso de cadenas […] se deberá, […] bien utilizar neumáticos especiales, según lo dispuesto en el anexo VII y en la reglamentación recogida en el anexo I.”

“Si se utilizan neumáticos especiales de nieve, éstos irán marcados con la inscripción M + S, MS o M & S […]”

R412 - Cadenas para nieve

Fuente: Dirección General de Tráfico

Sin embargo, en Alemania la utilización de neumáticos de invierno es obligatoria cuando las condiciones de la vía y meteorológicas así lo requieran, con multas de hasta 75€. Por si esto fuera poco, en caso de accidente sin neumáticos de invierno, la mayoría de aseguradoras no se harán cargo de los gastos, alegando que los neumáticos no estaban acondicionados a la climatología. Vale, ¿y estas condiciones cuáles son?

En 2010 la regulación alemana sobre tráfico (Straßenverkehrs-Ordnung) introdujo la obligatoriedad de utilizar neumáticos de invierno:

“§ 2 Straßenbenutzung durch Fahrzeuge
[…] (3a) Der Führer eines Kraftfahrzeuges darf dies bei Glatteis […] nur fahren, wenn alle Räder mit Reifen ausgerüstet sind, die unbeschadet der allgemeinen Anforderungen an die Bereifung den Anforderungen des § 36 Absatz 4 der Straßenverkehrs-Zulassungs-Ordnung genügen.”

§ 36 Bereifung und Laufflächen
[…] (4) Reifen für winterliche Wetterverhältnisse sind Luftreifen […],
1. […] bei Schnee […] ihrer Eigenschaft […] verbessert werden, und
2. die mit dem Alpine-Symbol […] gekennzeichnet sind.
(4a) Abweichend von § 36 Absatz 4 gelten bis zum Ablauf des 30. September 2024 […], die
1. […] beschriebenen Eigenschaften erfüllen (M+S Reifen) und
2. nicht nach dem 31. Dezember 2017 hergestellt worden sind.”

En dicha regulación se explicita que únicamente estará permitido circular bajo condiciones de hielo, nieve, o similares cuando el vehículo monte neumáticos que cumplan con los requisitos del artículo 36, párrafo 4 de la regulación sobre circulación y tráfico. Dichos requisitos son, básicamente, que los neumáticos sean de invierno y que estén provistos del pictograma 3PMSF, con excepción de aquellos que hayan sido fabricados antes del 31 de diciembre de 2017 con marcado M+S, que estarán permitidos hasta el 30 de septiembre de 2024:

3PMSF

3PMSF (3 Peak Mountain Snow Flake) Fuente: http://www.michelin.co.uk

Como veis, la regulación no especifica de forma exacta cuánta nieve o hielo ha de haber para tener la obligación de circular con neumáticos de invierno, así como tampoco indica un periodo temporal definido en el que montarlos.

Así entonces, la inmensa mayoría de conductores alemanes han adoptado la regla no escrita de montar los neumáticos de invierno “von O bis O (von Oktober bis Ostern)” que viene a ser “de octubre a Semana Santa”. De esta manera, y cumpliendo con el tópico de la organización y planificación alemana, los alemanes se aseguran de estar perfectamente preparados para la estación invernal.

Y hasta aquí mi pequeño aporte sobre los neumáticos de invierno. Espero que os sea de utilidad y os haga reflexionar sobre la importancia de dicho elemento. Vosotros decidís qué calzado poner a vuestro coche.

 

Anuncios

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s